TELETRABAJO, RIESGOS LABORALES, COVID-19: EFECTOS LEGALES

0
Spread the love

Por: Bienvenido Ruiz.

Los coronavirus son una familia de virus descubiertos en la
década de los años 60, y hasta la fecha, son de origen desconocidos. Una nueva cepa de este, que no se había encontrado antes en el
ser humano y que causa una enfermedad infecciosa iniciada con un brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019, y que la organización mundial de la salud (OMS) ha denominado COVID-19.

Este Covid-19 se ha propagado por todo el globo terráqueo
provocando una pandemia que ha afectado toda la actividad humana iniciando una
dinámica diferente a la acostumbrada pues el antídoto seguro establecido por
los organismos mundiales como la OMS, para evitar el contagio es el
distanciamiento físico de las personas, lo que ha producido a su vez una
variación de 180 grados en la actividad comercial y productiva de las naciones,
a la cual se le ha denominado la nueva normalidad.

Dentro de la nueva normalidad, que ya muchos sobre todo después
que el presidente de la República Dominicana lo refiriera en uno de sus
discursos al país, le llaman “covidianidad”, término que rápidamente fue
aceptado por la Real Academia de la Lengua Española (RAE).  Pues bien, dentro de esta nueva situación se
ha desvelado una nueva forma de relación de trabajo bajo dependencia que no es
más que un tipo de trabajo a distancia fuera de las instalaciones físicas de
una empresa diferente al que se estaba acostumbrado pues existían muchas
ocupaciones que ocurren fuera del local como los vendedores y los delíveries
por ejemplo, pero ahora nos referimos al trabajo que se realiza desde el hogar
vía instrumentos tecnológicos digitales y redes que se ha denominado
teletrabajo.

En un artículo publicado en el Periódico  Dominicano Listín diario, de fecha 6 de julio
del presente año el colaborador de ese diario Arturo López Valerio, ofrece
informaciones muy ilustrativas, dice: “Ahora en 2020, cuando las compañías tecnológicas
pequeñas promovieron políticas de trabajo remoto a raíz de la crisis generada
por el COVID-19, la red social más grande del planeta anuncia cambios radicales
para sus 45,000 empleados, vemos que la tendencia es una realidad. Es posible
que el paradigma del lugar de trabajo nunca sea el mismo, tal como lo señala el
estudio -Generación Z: La nueva fuerza laboral- realizado en el mercado local
por la firma Tabuga: más de la mitad de los jóvenes de la Generación prefieren
trabajar desde su hogar”, continúa diciendo: “La semana pasada, el anuncio de
que la mitad de los empleados de Facebook podrían trabajar de forma remota en
una década, según afirmara Mark Zuckerberg,el jefe de la empresa, en una
reunión transmitida en vivo”. “Está claro que Covid-19 ha cambiado mucho sobre
nuestras vidas, y eso ciertamente incluye la forma en que la mayoría de noso­tros
trabajamos”

Con relación al tema preocupan cuestiones relativas, a los
asuntos económicos, control de horario y productividad entre otros. Pero el foco
de nuestro interés en este esbozo particular es lo relativo a los peligros y
riesgos laborales así como las enfermedades profesionales que se puedan
desprender de esta modalidad de trabajo desde el hogar o teletrabajo, tomando
en cuenta los medios por los cuales se materializa este, sobre todo por
instrumentos y programas denominados Tecnología de la información y la
comunicación (TIC). Entonces, ¿qué hacer y cómo tratar los peligros la
prevención de los riesgos laborales y enfermedades profesionales que puedan
derivarse en esta modalidad de trabajo y por los medios utilizados para
realizar el mismo?

En toda actividad productiva, donde interviene el ser humano, el
eje fundamental es conservar la salud y el grado de satisfacción del trabajador
en un ambiente de prevención y protección efectivo. Para  estos fines se toman en cuenta tres factores
principales: 1) factores físicos, puesto, etc. 2) la organización, su forma,
etc. y 3) aspectos sociales las relaciones, familiares. Resulta que en el
teletrabajo desde el hogar con utilización de las TICs se presentan los tres
niveles en un mismo entorno de riesgos: El hogar.  Entonces es imperativo establecer, ¿cuándo es
un incidente en la casa un accidente laboral? Y ¿cuando una lesión o una
dolencia es enfermedad común o es una enfermedad profesional, como resultado
del trabajo o de los instrumentos utilizados en el trabajo en casa?

Las leyes son dinámicas llevan un movimiento conforme a los
cambios de los tiempos, por tanto  si no
se actualizan, derogan o sustituyen van cayendo en obsolescencia hasta llegar a
ser inservibles,

Conteste con el axioma anterior, podemos afirmar sin lugar a
dudas, que en la República Dominicana contamos con una ley marco contentiva de
la norma regulatoria del trabajo bajo dependencia que cubre lo que es a
distancia o teletrabajo particularmente expresada en la Ley 87-01, que crea El
Sistema Dominicano de la Seguridad Social de fecha 9 de mayo del año 2001, la
cual en su artículo 190 establece que: “El Seguro de Riesgos Laborales
comprende: a) Toda lesión corporal y todo estado mórbido que el trabajador o
aprendiz sufre por consecuencia del trabajo que realiza; b) las lesiones del
trabajador durante el tiempo y en el lugar del trabajo, salvo prueba en
contrario; c) los accidentes del trabajo ocurridos con conexión o por
consecuencia de las tareas encomendadas por el empleador, aunque estas fuesen
distintas de la categoría profesional del trabajador; d)Los accidentes
acaecidos en actos de salvamento y en otros de naturaleza análoga, cuando unos
y otros tengan conexión con el trabajo; e) los accidentes de tránsito dentro de
la ruta y de la jornada normal de trabajo; f) Las enfermedades cuya causa
directa provenga del ejercicio de la profesión o el trabajo que realice una
persona que le ocasiones discapacidad o muerte. El subsiguiente artículo, 191
de la misma ley trata de los Riesgos Laborales Excluidos y no Considerados;
tales como, los ocurridos en estado de embriaguez, daños intencionales, fuerza
mayor, accidentes fuera de rutas y daños ocurridos debido a dolo o imprudencia
temeraria del trabajador accidentado.

Para el esperado incremento después de la
pandemia del Covid-19, del trabajo en la casa o teletrabajo faltaría en nuestro
ordenamiento legal un reglamento que le permita al empleador verificar las
condiciones del hogar del trabajador y sin violar sus derechos fundamentales,
establecer el lugar de la casa donde este realizará la labor establecida en el
contrato de trabajo.  La reglamentación a
devenir debe permitir también al Instituto Dominicano de Prevención y
Protección de Riesgos Laborales evaluar los riegos que hay en el hogar y
proponer las medidas que lo eliminen o lo minimicen.  En fin, a nuestro juicio, es menester modificar
el Reglamento de Los Riegos Laborales existente o bien crear uno nuevo para
garantizar la cobertura de los riesgos laborales y enfermedades profesionales
ocasionados por el trabajo en casa o teletrabajo, y colocar al empleador y al
Instituto  en condiciones legales, para
conocer de los riesgos del hogar de que se trate y la posibilidad de incidir para
establecerlo, minimizarlo y en la medida de lo posible, eliminarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *